Estrés en los estudiantes de la salud: ¿Vale la pena intentar las intervenciones para fomentar la resiliencia?

Publicado el marzo 9, 2021 por

Práctica clínica

Introducción

Es bastante habitual que la mayoría de los estudiantes de carreras como medicina, enfermería, psicología y trabajo social, experimenten una gran cantidad de estrés, principalmente relacionado con el estudio, el trabajo o ambos. Esta población específica puede beneficiarse de las intervenciones de promoción de la resiliencia para prevenir el desarrollo de síntomas de agotamiento o enfermedades mentales.

 

¿Qué es la resiliencia? La resiliencia se ha descrito como un proceso multidimensional y dinámico en el que, a pesar de estar sujeto a estresores psicológicos breves o crónicos, existe una salud mental inalterada durante o después de las adversidades, o una disfunción temporal seguida de una recuperación exitosa.

 

Nos preguntamos si las instituciones deberían promover intervenciones para fomentar la resiliencia a fin de ayudar a los estudiantes de salud a manejar diferentes factores estresantes, incluidos los desafíos asociados con la pandemia actual de COVID-19.

 

¿Cómo se puede fomentar la resiliencia en los estudiantes de salud?

 

En primer lugar, hay poco consenso sobre cuándo considerar un programa como «entrenamiento en resiliencia» o cuáles son los componentes principales necesarios. La mayoría de las intervenciones, con el objetivo de fomentar la resiliencia, ya sean individuales o grupales, se implementan cara a cara, aunque existen formatos alternativos online o mixtos. Dependiendo del concepto de resiliencia subyacente, las intervenciones de resiliencia apuntan a diferentes enfoques psicoterapéuticos como: la terapia cognitivo-conductual, la terapia de aceptación y compromiso, la terapia basada en mindfulness (atención plena), terapia de inoculación del estrés, y la terapia de resolución de problemas, entre otras.

 

Por ejemplo, desde una perspectiva cognitivo-conductual, se cree que no es el factor estresante en sí mismo lo que puede provocar reacciones de estrés, sino su respuesta cognitiva. Así, este enfoque se centra en desafiar los pensamientos desadaptativos de un individuo al exponerlo a formas más leves de estrés y proporcionar estrategias de afrontamiento. Por otro lado, la terapia de inoculación del estrés puede fomentar la resiliencia al mejorar factores como la autoeficacia. Otras teorías como la terapia basada en el mindfulness, se definen por una autoconciencia del momento presente que no juzga, incluidos los fenómenos mentales que la acompañan; los practicantes podrían entonces aprender a aceptar lo que esté sucediendo en el momento presente: esta conciencia del «aquí y ahora» puede mejorar la sensibilidad a los aspectos positivos de la vida y el futuro.

 

¿Qué dice la evidencia?

 

Una revisión sistemática de Cochrane analizó 30 estudios (hasta 2019) que incluyeron a 1315 estudiantes con el fin de esclarecer algunas de estas preguntas, comparando las intervenciones psicológicas para fomentar la resiliencia, la resistencia o el crecimiento postraumático, versus una intervención de control. Los resultados de esta revisión podrían indicar que la mayoría de los estudiantes de salud pueden mejorar su resiliencia con algunas de estas intervenciones. Debemos señalar que los síntomas de ansiedad y estrés pueden reducirse inmediatamente después del tratamiento, sin embargo, no se reducirían los síntomas depresivos ni mejoraría  el bienestar general.

 

Debemos tener en cuenta que existen algunas limitaciones en los métodos de dichos estudios, tales como: el pequeño número de participantes en la mayoría de los estudios, el hecho de que los hallazgos están restringidos a ciertas poblaciones (compuestas principalmente por mujeres de países de altos ingresos de América, Unión Europea y Asia), la heterogeneidad en los tipos de intervenciones y comparadores, y riesgo de sesgo incierto o alto de selección y cegamiento en la mayoría de los estudios.

Por lo tanto, la evidencia de esta revisión es limitada y muy incierta, lo que significa que actualmente tenemos poca certeza en que las intervenciones de resiliencia marquen una diferencia en los resultados medidos (ver tabla 1).

 

Tabla 1. Resumen de hallazgos

 

En conclusión…

Existe evidencia de certeza muy baja (lo que significa que el efecto real puede diferir notablemente del efecto estimado) de que las intervenciones estudiadas podrían ser más efectivas que las intervenciones de control para fomentar la resiliencia, mejorar los síntomas de ansiedad autoinformados, y el estrés o la percepción del estrés. En general—a pesar de que intuitivamente se espera que fomentar la resiliencia podría ser beneficioso—, ninguno de los estudios es lo suficientemente sólido como para respaldar la intervención.

 

Personalmente hemos sentido algo de este estrés a medida que avanzamos con nuestras carreras médicas, algunos de nosotros incluso comenzamos a mostrar algunos signos de angustia o estrés y su impacto fisiológico (específicamente, niveles de glucosa más altos de lo que cabría esperar de una persona sana) a pesar de todos los hábitos saludables implementados (dieta saludable, sin consumo de alcohol, dormir al menos 7 horas al día, lo que sea). Pero lo que finalmente marcó la diferencia fue meditar con regularidad:  pronto, los niveles de ansiedad disminuyeron y los resultados de laboratorio también mejoraron. Sin embargo, antes de entusiasmar a todos a practicar mindfulness, nos gustaría saber si estas intervenciones son realmente efectivas en términos de beneficios en la salud mental.

 

Habiendo dicho eso, personalmente, si sientes ganas de hacer algo de yoga, meditación o mindfulness, ¡Hazlo! Al menos no encontramos evidencia de eventos adversos significativos. Mientras esperamos mejores datos sobre este tema, también podríamos sentarnos e intentar relajarnos un poco.

 

Autores: Camila Rosell; Claudia Nadia Panoso; Germán Báez. Somos estudiantes de quinto y sexto año y asistentes de medicina del Instituto Universitario  del Hospital Italiano en Buenos Aires (IUHI).
«Como estudiantes de salud nos estresamos de vez en cuando, por eso reconocemos la importancia del tema y nos motiva difundir lo que hemos recopilado a la vez que colaboramos en ExME.»

 

Referencias:
Kunzler  AM, Helmreich  I, König  J, Chmitorz  A, Wessa  M, Binder  H, Lieb  K. Psychological interventions to foster resilience in healthcare students. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 7. Art. No.: CD013684. DOI: 10.1002/14651858.CD013684.

 

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribe to our newsletter

You will receive our monthly newsletter and free access to Trip Premium.