El sesgo lingüístico

Publicado el diciembre 22, 2020 por

Fundamentos de salud basada en evidencia

¿Qué es el sesgo lingüístico?

La práctica de la Medicina Basada en la Evidencia sólo puede ser efectiva si la evidencia en la que se basan las decisiones es precisa. La precisión de los datos puede verse afectada por una lista casi infinita de cosas, pero un grupo muy importante de los posibles problemas son los sesgos de información o reporte. Los sesgos de información ocurren cuando la publicación de unos resultados se ve favorecida respecto otros, siendo lo más habitual la publicación de los resultados positivos con más frecuencia que los negativos. Un subtipo de sesgo de información es el sesgo lingüístico, el cual es definido por “Cochrane Bias Methods” como ‘la publicación de resultados de investigación en un lenguaje concreto, dependiendo de la naturaleza y dirección de los resultados’ (1).

¿Cómo crea problemas el sesgo lingüístico?

Se ha especulado que los resultados producidos en países de habla no-inglesa serán publicados, con más probabilidad, en revistas inglesas si son positivos y en revistas de otras lenguas si son negativos. Dado que la mayoría de revistas grandes e internacionales se publican en inglés, hay potencialmente más incentivo en publicar resultados positivos y excitantes en este idioma. Esto da lugar a un nivel de exposición a los resultados tan positivos como negativos sesgado para las personas que leen artículos solo en inglés o solo en otra lengua.

Aún así, más allá de los artículos individuales el sesgo lingüístico también tiene el potencial de dar lugar a revisiones sistemáticas defectuosas. Esto ocurre cuando las revisiones sistemáticas restringen su búsqueda de artículos relevantes a los publicados solo en inglés. Esto crea una situación en la que se incluye solo un subconjunto de los artículos existentes, dando lugar a un conjunto de información incompleto. Dados los problemas comentados previamente sobre el sesgo lingüístico y su influencia en publicar resultados positivos y emocionantes en este idioma. Esto da lugar a un nivel de exposición sesgado, sea a los resultados positivos o a los negativos, para las personas que leen artículos solo en inglés o solo en otra lengua.

Sin embargo, más allá de los artículos individuales, el sesgo lingüístico también tiene el potencial de dar lugar a revisiones sistemáticas defectuosas. Esto ocurre cuando las revisiones sistemáticas restringen su búsqueda de artículos relevantes a los publicados solo en inglés. Esto crea una situación en la que se incluye solo un subconjunto de los artículos existentes, dando lugar a un conjunto de información incompleto. Dados los problemas comentados previamente sobre el sesgo lingüístico y su influencia en publicar resultados positivos o negativos, hay un importante riesgo que el subconjunto esté sesgado en una dirección u otra además de incompleto.

Dos estudios han investigado el impacto que el sesgo lingüístico tiene en los resultados de las revisiones sistémicas (2), (3). Los dos han encontrado que la inclusión o no-inclusión de estudios no publicados en inglés no tenía un efecto significativo en el resultado de la revisión. No obstante, uno de ellos encontró que había diferencia estadísticamente significativa en la proporción de artículos con resultados positivos y negativos publicados en inglés en comparación con otras lenguas, de manera que aunque el resultado sea tranquilizante aún se tiene que ir con cuidado. También se encontró que las revisiones sistemáticas que incluyeron artículos en diferentes idiomas era más probable que fueran de mejor calidad.

Venciendo el sesgo

El sesgo lingüístico se puede evitar en una de dos maneras; asegurándose que las revisiones no se restringen a los artículos de lengua inglesa o publicando consistentemente los artículos en un solo idioma. Ambas alternativas están sucediendo paulatinamente. Un artículo publicado en 2010 por BMJ, que estudió los sesgos en revisiones sistemáticas, encontró que solo 2 de 283 revisiones Cochrane estaban restringidas lingüísticamente. También hay una tendencia en aumento para publicar en inglés, en detrimento de las publicaciones en otros idiomas como el alemán. Esto seguramente disminuya la importancia del problema del sesgo lingüístico, pero aun así es algo que se debe tener en cuenta y evitar.

Bibliografía:

  1. Addressing Reporting Biases, Cochrane Bias Methods Group, Feb 2013
  2. Direction and impact of language bias in meta-analyses of controlled trials: empirical study., Jüni P1, Holenstein F, Sterne J, Bartlett C, Egger M., Int J Epidemiol., 2002 Feb;31(1):115-23
  3. The inclusion of reports of randomised trials published in languages other than English in systematic reviews., Moher D1, Pham B, Lawson ML, Klassen TP., Health Technol Assess., 2003;7(41):1-90.
  4. The impact of outcome reporting bias in randomised controlled trials on a cohort of systematic reviews., Kirkham JJ1, Dwan KM, Altman DG, Gamble C, Dodd S, Smyth R, Williamson PR., BMJ., 2010 Feb 15;340:c365.

Traductora: Laia Rius Borrell – Universitat Autònoma de Barcelona

Autora y artículo original: Katherine Stagg, «The bias of language«.

Tags:

Katherine Stagg

I'm Katherine, a 5th year medical student at the University of Oxford. I intercalated in immunology and my current interests are in oncology, immunotherapy and public health education. Ver más entradas from Katherine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe to our newsletter

You will receive our monthly newsletter and free access to Trip Premium.