El Efecto Nocebo

Publicado el febrero 16, 2021 por

Conceptos clave

¿Qué es el Efecto Nocebo? 

Se ha conocido al Efecto Nocebo como el “mellizo malvado” desconocido del Efecto Placebo. Puede pensarlo de esta forma: si el Efecto Placebo da lugar a una reacción positiva o efecto sanador de un tratamiento fingido, el Efecto Nocebo es la reacción negativa o dañina de un tratamiento inocuo. 

¿Qué ocasiona el Efecto Nocebo? 

De forma parecida al Efecto Placebo, el Efecto Nocebo puede ser ocasionado por sugestiones verbales y experiencias previas. Un artículo reciente del British Medical Journal (5) ilustra esta reacción. Los investigadores compararon dos placebos distintos para el dolor de brazo. El primer grupo de tratamiento recibió una pastilla de azúcar y el segundo acupuntura fingida con agujas retráctiles. El resultado fue fascinante; en general, el grupo que recibió la acupuntura fingida explicó menos dolor. Esto es un ejemplo de Efecto Placebo. No obstante, los dos grupos explicaron sufrir efectos secundarios del tratamiento placebo. Unos pocos pacientes del grupo que recibió las pastillas explicaron estar tan somnolientos que no pudieron salir de la cama y del grupo que recibió la acupuntura algunos explicaron hinchazón, enrojecimiento y dolor extremo. Lo más sorprendente de estos efectos secundarios es que fueron justamente los que les dijeron a los pacientes que podrían experimentar. 

Otro ejemplo del Efecto Nocebo sería si un médico diera al paciente un fármaco potente pero fuera etiquetado como placebo y el mismo médico afirmara que es placebo. De esta forma y creyendo que el fármaco es falso, es más probable que el paciente asegure que tiene menos efecto que el esperado. Esto consiste, igual que en el Efecto Placebo, en el resultado de las bajas expectativas del paciente y como el paciente pensó que el fármaco actuaría, o en este caso, no actuaría. 

Entonces esto podría tener serias repercusiones en el caso que el paciente tuviera una pobre impresión de los tratamientos que está recibiendo. De cierto modo, es una forma de sesgo de confirmación. 

¿Qué estrategias pueden utilizar los clínicos con sus pacientes para evitar o minimizar el Efecto Nocebo?

Una edición reciente de JAMA (1) ha enumerado estas sugestiones de como puede minimizar el Efecto Nocebo el personal sanitario. 

Recomiendan lo siguiente: 

– Comunicar adecuadamente el riesgo de los efectos secundarios a la vez que enfatizar suficientemente el valor terapéutico del tratamiento. 

– Enseñar al paciente como sobrellevar los efectos secundarios conocidos. Esto permite al paciente resolver estos efectos secundarios indeseados y continuar cumpliendo con el tratamiento prescrito. 

– Sugerir páginas web basadas en la evidencia sobre la intervención para evitar que los comentarios en sitios web no fiables puedan aumentar la ansiedad. 

– Aportar una representación gráfica (en oposición a la numérica) con un panfleto o vídeo de los efectos terapéuticos en contraposición a los efectos secundarios. Esto ayuda a que el paciente entienda claramente la probabilidad de los efectos terapéuticos y secundarios de la intervención. 

– Finalmente, adoptar un estilo comunicativo claro, auténtico y empático. La comunicación abierta puede marcar la diferencia de la percepción del tratamiento por parte del paciente. Preguntar al paciente preguntas para valorar su nivel de confort con la intervención y asegurarse que no hay ningún malentendido sobre los beneficios terapéuticos del tratamiento y los riesgos involucrados. 

Conclusiones 

En resumen, el Efecto Nocebo es real y puede llevar a efectos secundarios percibidos o reales de un tratamiento basados simplemente en la experiencia negativa pasada, la perspectiva o las expectativas de la intervención. Para minimizar el Efecto Nocebo, los proveedores de servicios de salud tendrían que, en primer lugar, ser conscientes que este existe, sus causas y estrategias de uso que puedan ayudar a minimizar el Efecto Nocebo a la vez que maximizar el valor terapéutico del tratamiento en un ambiente afectuoso y reconfortante. 

Bibliografia: 

  1. Bingel U, & For the Placebo Competence Team. (2014). Avoiding nocebo effects to optimize treatment outcome. JAMA, 312(7), 693–694. doi:10.1001/jama.2014.8342
  2. Colloca L, & Finniss D. (2012). Nocebo effects, patient-clinician communication, and therapeutic outcomes. JAMA, 307(6), 567–568. doi:10.1001/jama.2012.115
  3. Eknoyan, D., Hurley, R. A., & Taber, K. H. (2013). The Neurobiology of Placebo and Nocebo: How Expectations Influence Treatment Outcomes. The Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences, 25(4), vi–254. doi:10.1176/appi.neuropsych.13090207
  4. Feinberg, C .Ted Kaptchuk of Harvard Medical School studies placebos | Harvard Magazine Jan-Feb 2013. Retrieved August 4, 2014, from http://harvardmagazine.com/2013/01/the-placebo-phenomenon
  5. Kaptchuk, T. J., Stason, W. B., Davis, R. B., Legedza, A. R. T., Schnyer, R. N., Kerr, C. E., … Goldman, R. H. (2006). Sham device v inert pill: randomized controlled trial of two placebo treatments. BMJ, 332(7538), 391–397. doi:10.1136/bmj.38726.603310.55

Traductora: Laia Rius Borrell – Universitat Autònoma de Barcelona

Autor y Link original: Danny Minkow, https://www.students4bestevidence.net/blog/2014/08/26/the-nocebo-effect/

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe to our newsletter

You will receive our monthly newsletter and free access to Trip Premium.